LANDMARKS Y DOGMA

Touvia Goldstein

Esta plancha trata de analizar las diferencias y las similitudes de los términos “Landmarks” y “dogmas”, fundamentalmente desde el punto de vista de la Masonería y de la Religión. Trataremos de contestar a las preguntas: ¿Es la Masonería una Religión? ¿Permite la Religión a la Masonería? ¿Acepta la Masonería creencias religiosas?

Principalmente aparece el dilema cuando presentamos el planteamiento, que se estima como masónico, que nuestra institución combate el fanatismo y el dogmatismo, doctrina fundamentada sobe Landmarks inamovibles e inmutables que, ni el tiempo ni la discreción humana con el avance cultural, pueden alterar. En otras palabras, aparentemente combatimos el dogma con landmarks inmutables.
¿Son las palabras “dogma” y “landmark” sinónimos? ¿Representan ellas similares, idénticas? ¿Son ellas interpretadas igualmente en todo contexto que se encuentran? También a estas incógnitas trataremos de darles o encotrarles una adecuada respuesta.
Veamos algunas definiciones:

DOGMA:
El diccionario Enciclopédico “Espasa”: a) Proposición que se asienta por firme y cierta y como principio innegable de una ciencia. b) Verdad revelada por Dios y declarada y propuesta por la Iglesia para nuestra creencia. c) Fundamento o puntos capitales de todo sistema, ciencia, doctrina o religión.
-El diccionario “Larousse”: Punto fundamental de doctrina religiosa o filosófica.
El “Larousse” relaciona el dogma solo a la Religión y a la Filosofía. En cambio el “Espasa” ve la palabra en el contexto de la Ciencia, de la Revelación Divina o como fundamento de sistema, ciencia, doctrina religiosa o filosófica. Es decir le da mas amplitud de aplicación.
-Webster Diccionario: Una doctrina o un cuerpo de doctrinas en teología y religión, expresados formalmente y proclamados autoritariamente por una Iglesia.
Así, podemos citar un numero interminable de diccionarios y autores que darán definiciones con diferentes matices.

En general, podemos decir, que identificamos mucho mas al dogma como punto fundamental de una doctrina religiosa que es inamovible por el hombre por ser de revelación Divina que , según veremos mas adelante, es el nudo fundamental del meollo.

LANDMARK:

-Hawkins:...son aquellos hitos limítrofes ubicados para chequear toda innovación o sobrelimitación en el campo de la Masonería”.
-Webster Diccionario: Un principio o precepto guía tradicional.
-Benzion Ayalon: Antiguas costumbres y principios fundamentales que caracterizan a la Masonería, según la descripción en las Antiguas Obligaciones que, sin ellos, no será posible identificar nuestra institución y por lo tanto son inalterables.
Inman en su libro “Masonic Problems and Queries”: a) Directrices y esenciales características, b) Principales directrices que no pueden ser alteradas, c) Leyes Universales de la Masonería, d) Ceremonias, reglamentos y leyes consideradas absolutamente necesarias y e) observancias universales e Inmemoriales.
Tanto autores masónicos como otros no masónicos definen el Landmark como un fundamento limítrofe, inalterable y que determina quien esta dentro o fuera del limite determinado.
Si comparamos la definición de Landmark del Diccionario Webster: Un principio o precepto guía tradicional, y las definiciones no religiosas de dogma de Espasa, son muy similares, hasta podríamos decir que interpretar sinónimamente las dos palabras.

En cambio, es dramáticamente diferente, y hasta opuesta, la significación religiosa de dogma y el landmark masónico. Es cierto que el dogma crea también un limite, define a quien esa dentro de los limites dogmáticos, sea, aquellos que cumplen con el dogma, y quienes están fuera por no cumplir con el dogma. En este sentido hay similitud en la idea de los términos. Mas, si profundizamos en la concepción fundamentalmente religiosa del dogma, es decir, en la concepción divina que el hombre debe cumplir sin discusión, comenzamos a descubrir el comienzo del abismo entre la concepción religiosa del dogma y la del landmark masónico. Digo, comenzamos, porque todavía en esta situación del análisis, todavía hay cierta similitud entre los dos términos, ambos son leyes inalterables pero, mientras el dogma es una ley de origen divino, el landmark es de origen humano autoimpuesto por antepasados operativos en defensa de los decretos profesionales.

El abismo en su mas dramática expresión se produce en la forma en que la Iglesia, entendiendo por Iglesia toda administración o marco humano de practica o autoridad religiosa de cualquier religión, utiliza la ignorancia de sus feligreses para inculcarles ideas y formas de comportamiento impropios o inadecuados en contra de otros seres humanos que no profesan la misma religión. Esto lo efectúan aprovechándose del dogma, por ejemplo, del dogma de la Fe, para que ciegamente los feligreses, ignorantes o ciegos por el concepto dogmático, sigan estas doctrinas impropias. En cambio nuestros landmarks, si bien es cierto que son leyes inalterable - use el termino, teóricamente, porque nuestra concepción de estas leyes es muy especial. Coinciden todos los autores masónicos, en que son aquellas leyes transmitidas de generación en generación por nuestros antepasados y que su manifestación escrita original solo, aparece en los Antiguos Escritos (OldCharges) sin la absoluta claridad. Tanto es así, que diferentes autores dan una lista cuantitativa y descriptiva diferente de nuestros landmarks. Machay, por ejemplo, enumera 25. No son mas de 7 u 8 los que aparecen en forma común en la enumeración de todos los autores, o casi todos. Cada Gran Logia es independiente y autónoma para definirlos o para no definirlos y dejarlos a la interpretación libre de lo que es comúnmente aceptado. Es por ello que , si bien es cierto que es por todos los masones en todos los tiempos aceptado que los landmarks son la piedra angular de la masonería y nadie puede alterarlos, no son tan terminantemente claros y definibles. Nadie pondrá en discusión, por ejemplo, que la creencia en el G.A.D.U. es un Landmark fundamental , si no el mas fundamental, o que la presencia del V.D.L.S.L. en nuestras tenidas es obligatorio. Por este Landmark, se produjo una de las escisiones más grandes en la Masonería al separarse de la autoridad masónica el Gran Oriente de Francia a mediados del siglo pasado hasta hoy en día. En conclusión, las palabras dogma y landmark en su concepción general, tienen bases comunes en la interpretación de ideas mas, si la palabra “landmark” representa la idea masónica fundamentalmente de “limite” y la palabra “dogma” la concepción religiosa de “orden divina”, ellas son diametralmente opuestas en su concepción y fundamentalmente en su aplicación practica. El landmark masónico, si bien es cierto que es una regla no dada a alteración , esta aseveración es verdadera solo, en su consideración macroconceptual. Es decir, tenemos voluntariamente los masones una autoimposición de ciertas reglas comúnmente aceptadas, algunas por todos nosotros y otras por algunos de nosotros pero, concepción fundamental de nuestra Orden y que sin ellas no existiría nuestra Sublime Institución. En cambio el “dogma” para la Religión es aquella norma de imposición divina indiscutible por el ser humano.

Ahora bien, hasta aquí, Masonería y Religión pueden convivir aun con esta diferencia entre la concepción de Landmark y Dogma y es por ello que no siendo la Masonería una Religión, acepta en ella todo concepto religioso, mas aun, no acepta al ateo ya que dentro de sus propios Landmarks, la creencia en al G.A.D.U. es fundamental, mas, es donde esta el meollo del problema entre Landmark y Dogma, en el uso que la Iglesia, entendiendo por Iglesia al marco formal administrativo de toda religión, da a los conceptos dogmáticos para aprovecharse de la ignorancia del individuo mal utilizando la Fe, dogma fundamental de toda religión y tergiversando los propios conceptos morales de las religiones.

Es así QQ. HH. que a veces encontramos que el Dogma y el Landmark andan juntos y otras, Landmark y Dogma están en contraposición, Landmark versus Dogma.
Hay HH. autores masónicos que consideran a la Masonería como una Religión y fundamentan su concepto, entre otros: a) cree en Dios y este es el primer landmark comúnmente aceptado, b) Tiene ritos, rituales, catecismos y otras manifestaciones similares a la Religión, c) Su concepción social en la orden es jerárquica, d) Venera al G.A.D.U. y e) Tiene templos para ejercer su veneración y ceremonias.
A pesar que no nos es posible discutir y negar categóricamente estos planteamientos, sin embrago, nos es difícil resignarnos a aceptarlos, completa y absolutamente.
Viene en nuestra ayuda Coil en su Enciclopedia Masónica donde hace una amplia reseña sobre el desarrollo histórico del Landmark en la Masonería.

Coil divide en cuatro periodos la historia del Landmark y como la masonería lo consideraba en cada una de estas épocas:

1. La época pre-creación de la Gran Logia en Inglaterra. (Antes de 1717). 2. el periodo 1717-1800. 3. El período 1800-1850. El periodo desde 1850.
1. Antes de 1717 no hay referencias que se hubiera usado en Masonería el termino “Landmark”.
2. 1800-1850. La primera vez que aparece en escritos la palabra Landmark fue en 1723 con la creación de la Primera Gran Logia y aparece en su Reglamento General. Seria inexacto aseverar que en ese periodo los landmarks eran inalterables. Algunos de ellos tuvieron la fuerza de la no alteración , en cambio, otros, han sido alterados y algunos hasta eliminados. Aquí, para no facilitar la ya complicada situación, planteémonos la pregunta si los símbolos masónicos son Landmarks y si un landmark es un símbolo masónico? Harry Carr en su libro “El Masón trabajando” contesta: el simbolismo no es preciso, es un arte y no es ciencia exacta no tiene limites, por lo tanto, creo, que no puede ser propiamente descrito como un Landmark.
En 1738 una enmienda del articulo XXXIX de la Constitución Inglesa fue enmendado de las siguiente manera: “Todas la Alteraciones o Nuevas Regulaciones arriba descritas son solo para corregir y explicar los Antiguos Reglamentos por el Bien de la Masonería, sin quebrantar Antiguas Reglas y Costumbres de la Fraternidad , manteniendo los viejos Landmarks y que fueron ejecutadas en diferentes épocas y ocasiones ofrecidas por la Gran Logia que tiene el poder inherente para alterar lo que estime inconveniente y tiene la amplia autoridad para dictar nuevas Regulaciones para el bien de la Masonería que no fueron impugnadas, ya que los miembros de la Gran Logia son los verdaderos representantes de toda la Fraternidad de acuerdo a la Antigua Regla X”.
Muchos autores en este periodo consideran a los Landmarks como las formas de reconocimiento entre los masones.
En 1792 la Antigua Gran Logia de Inglaterra, al reconocer la independencia de la Gran Logia de Pennsylvania reconoce tal independencia”... sujeta a los antiguos e inmutables landmarks de la Orden y reconoce su autoridad “limitada por los inmutables landmarks del sistema”.
3. 100-1850 La Gran Logia de Rhode Island declara abiertamente que tiene el derecho a hacer alteraciones “siempre que los antiguos Landmarks sean preservados”.
Por otro lado, la Moderna Gran Logia de Inglaterra, después de ser acusada durante muchos años de haber alterado el sistema, decide volver a los padrones antiguos. Este periodo se caracteriza por una gran cantidad de escritos masónicos que enumeran los diferentes Landmarks y también por otros escritos que, al revés, proclaman que los únicos Landmarks en la Masonería son sus secretos. Todo ello provoca una gran confusión y polémica.
4. Desde 1850 Este periodo se caracteriza por la preocupación, no solo de autores masónicos en enumerar los Landmarks, sonó por su enumeración e inclusión en los reglamentos de Grandes Logias.
Aquí cabe mencionar nuevamente a Mackay con su lista de 25 landmarks cuya gran parte de ellos son bastante polémicos.
No se menciona en esta plancha ninguna lista de las innumerables que existen y enumeran los Landmarks masónicos con el fin de provocar en nuestros hermanos, especialmente entre los AA. la curiosidad y el deseo de la investigación, siendo este tema, por su aparente y no tan aparente claridad, apasionante. Todavía no he encontrado personalmente una respuesta a la inevitable pregunta: Como es posible que una Institución como la nuestra subsista durante tanto tiempo como una concepción macroconceptual y tan diferente en sus enumeraciones practicas? Hay cierta similitud en la problemática difícil de resolver cuando tratamos de definir quien es judío, quien esta dentro de esos limites y quien no.